Sudáfrica tiene por fin a una lesbiana en su TV

Fernanda Muslera (redacción FF)

Rhythm City, una de las series diarias más populares de Sudáfrica ha marcado un hito en la televisión de aquel país al incorporar por primera vez un personaje relevante de una mujer lesbiana, un dato nada despreciable teniendo en cuenta el alto componente de homofobia, sexismo y racismo que aún impera en esta sociedad.

La exitosa serie está situada en Johannesburgo y se centra en los enredos amorosos y las luchas de poder de las personas que forman parte de la industria musical sudafricana. La actriz Mbale Ntuli encarna a Wandi, una presentadora de televisión abiertamente lesbiana, en un personaje con matices multidimensionales y capaz de generar identificación por parte del colectivo LGTB.

Ntuli rápidamente aclaró que es “muy heterosexual”, declaración que, más allá de su orientación sexual, no sorprende teniendo en cuenta que la mayoría de los gays en este país aún se encuentran en el closet y son pocas las personalidades destacadas que han reconocido públicamente su homosexualidad.
A pesar que en 2006 Sudáfrica se convirtió en el quinto país del mundo y el primero en África en legalizar los matrimonios del mismo sexo y que la adopción por parte de padres y madres homosexuales ha entrado en vigor desde 2002, el país aún no se desliga de ese lastre de homofobia y sexismo presente en su cultura que ha llevado a un reciente aumento de las “violaciones correctivas” por parte de hombres heterosexuales como táctica para “convertir” a las lesbianas. Este hecho adquirió notoriedad el año pasado cuando la jugadora de fútbol Eudy Simelane fue brutalmente violada y asesinada por una banda debido a su inclinación sexual. Grupos humanitarios han señalado como un problema de especial relevancia la ola de ataques a lesbianas y a personas que luchan por los derechos de las mujeres, frente a un gobierno que hace poco y nada ante este tipo de situaciones.