Irán, Continúan las lapidaciones


Amnistía Internacional vuelve a alertar sobre el peligro de que una nueva mujer sea lapidada en Irán, se trata de Sakineh Mohammadi cuyo crimen también lo has oído más veces: "adulterio estando casada". La condenada a muerte ya ha recibido 99 latigazos por "mantener una relación ilícita".

Según Aministía Internacional, como ha ocurrido en otros casos, el juicio fue injusto y sin garantías. El abogado de Sakineh ha pedido a la Comisión de Amnistía e Indulto iraní que revise su causa. Si esta comisión rechaza su petición, Sakineh será lapidada.Por ello Amnisitía Internacional ha puesto en marcha una recogida de firmas dirigidas a las autoridades iraníes con el objetivo de exigirles que no ejecuten a Sakineh suspendan las ejecuciones por lapidación.

La ejecución por lapidación es un castigo especialmente cruel que Irán aplica a hombres y mujeres casados acusados de cometer adulterio, desoyendo así a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, según la cual tratar el adulterio como delito es contrario a las normas internacionales. La lapidación está específicamente concebida para aumentar el sufrimiento de la víctima, pues para llevarla a cabo se escogen piedras lo suficientemente grandes como para causar dolor pero no tanto como para matar a la víctima enseguida. Según la información de la que dispone Amnistía Internacional, en Irán hay al menos ocho mujeres y dos hombres expuestos a ser lapidados. Las mujeres son: Iran A., Khayrieh V., Ashraf Kalhori, Gilan Mohammadi, Sakineh Mohammadi, M.J., H. y Kobra Babaei. Los hombres son: Gholamali Eskandari y Rahim Mohammadi.
Para más información: http://web.es.amnesty.org/iran-lapidaciones/